Leif Segerstam dedica al coronavirus su sinfonía nº… ¡339!