La música de Ennio Morricone suena a 2.500 metros de altitud