MADRID / Diego Ares e Ignacio Prego, genialidad a cuatro manos