BARCELONA / El Beethoven de Savall: rigor y delectación