La Ópera de Viena sube a escena por primera vez en su historia una ópera compuesta por una mujer