La última ocurrencia de Václav Luks: mascarillas con abertura