El Palau de la Música de Barcelona acoge el estreno mundial de una pieza de John Williams