La Orquesta Sinfónica de Galicia: música con el corazón