Stravinsky, cincuenta años después: icono para iconoclastas