CÓRDOBA / El seductor sonido de Javier Perianes