MADRID / Sarah Connolly: Antigua y lozana maestría, por Blas Matamoro