SEVILLA / 30 años: La ROSS, un tesoro siempre frágil