Francisco Ortiz, el penúltimo romántico