MADRID / Kafka y Kurtág: lo asombroso en escena