El Liceu alza el telón con un recital de Sondra Radvanovsky y Piotr Beczala