Patrimonio rectifica otra vez: el realejo de Juana “la Loca” y el virginal de Bos seguirán en Tordesillas

Patrimonio rectifica otra vez: el realejo de Juana “la Loca” y el virginal de Bos seguirán en Tordesillas

Los acontecimientos se han precipitado tras publicar SCHERZO el pasado domingo la noticia de que Patrimonio Nacional había incluido en su lista de objetos que iban a formar parte del nuevo Museo de Colecciones Reales de Madrid dos valiosísimos instrumentos (en lo musical y en lo histórico) que se hallan desde el siglo XVI en el Convento de Santa Clara de Tordesillas. El peligro que supone no ya solo el traslado a la capital de España del realejo que perteneció a la reina Juana I de Castilla y del virginal construido en Amberes por Hans Bos en 1578, sino también una anunciada restauración de ambos a manos de ‘no se sabe quién’ (aunque se sospechaba por dónde iban los tiros) había encendido la alarma en los mentideros de la música antigua española.

La reacción de las autoridades políticas locales, empezando por el alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira, no se han hecho esperar y, a última hora de ayer martes, diversos medios locales de Castilla y León ponían en boca del mencionado Oliveira que, tras haber hablado con la presidente de Patrimonio Nacional, Llanos Castellanos, los dos instrumentos no formarán finalmente parte de los objetos que se expondrán en el Museo de Colecciones Reales.

Oliveira y Castellanos mantuvieron ayer una conversación telefónica que, a decir del edil, transcurrió “dentro del magnífico clima de confianza y colaboración que caracteriza a ambas instituciones”.

Castellanos, siempre según el alcalde de Tordesillas, ha confirmado el traslado temporal de ambas antigüedades, si bien ha puntualizado que la única intención es realizar una restauración de estas en los talleres de la institución en Madrid. Según ha concretado Castellanos, con estas labores “se intentará restaurar tanto la madera de los instrumentos como su musicalidad, siempre que sea posible y no incida en la conservación de las piezas”. Sin embargo, Castellanos no ha explicado por qué ambos instrumentos figuran en el listado oficial de las cien piezas que van a formar parte desde el principio del Museo de Colecciones Reales [ver imagen inferior].

Según Oliveira, dichos trabajos correrán a cargo de “profesionales cualificados con la garantía de la institución”. Por su parte, la máxima representante de Patrimonio Nacional ha asegurado que las dos piezas musicales “retornarán al Convento de Santa Clara de Tordesillas una vez hayan sido restauradas, y por tanto no formarán parte, en ningún caso, del futuro Museo de las Colecciones Reales que se ubicará en Madrid”.

Castellanos, en el poco tiempo que lleva en el cargo (fue nombrada presidente de Patrimonio Nacional por Pedro Sánchez a finales del pasado mes de mayo), se ha caracterizado por decir “digo” donde antes había dicho “Diego” en cuestión solo de días. Tal y como también informó SCHERZO en su momento, la presidente de Patrimonio dio orden de no renovar el contrato del asesor musical de este organismo, Javier Estrella, al que verbalmente ya le habían garantizado la renovación; pero, tras publicarse la noticia del cese, rectificó y Estrella fue renovado inmediatamente hasta final del presente año.

El problema de fondo, no obstante, sigue sin resolverse: es un riesgo demasiado elevado trasladar a Madrid estos dos instrumentos, que no se han movido de Tordesillas desde el siglo XVI, cuando perfectamente la restauración del realejo se podría encargar al afamado organero Joaquín Lois —que tiene su taller en esta localidad vallisoletana— y cuando la restauración del virginal sería aconsejable hacerla en el propio Convento de Santa Clara, al objeto de que el instrumento, en la delicada situación en la que se halla, no sufra por los cambios de temperatura.