La Scala de Milán reabre sus puertas al público con un ciclo de cuatro conciertos