MADRID / Jone Martínez, salmoé y traverso: irresistible seducción