ALICANTE / Diáfano y trascendente Bruckner, por José Antonio Cantón