Voces armenias

Voces armenias

Tigran Mansurian: Con anima (Obras de cámara) / Kim Kashkashian, Varty Manouelian,  Movses Pogossian u.a / (ECM New Series)

****

Tan sólo el mero hecho de reseñar esta grabación me granjeará acusaciones de tomar partido en la guerra entre Armenia y Azerbaiyán por el territorio de Nagorno-Karabaj; tal es la ferocidad y la mezquindad de este conflicto, del que nos llega tan poca información. Tigran Mansurian es, como su nombre indica, armenio. Nació en Beirut en 1939, hijo de refugiados del genocidio turco en Armenia, y regresó a Ereván en el decenio de 1950; allí ha vivido productivamente desde los tiempos del dominio soviético hasta hoy.

La pieza que da título a este álbum es una meditación para sexteto de cuerdas basada en el Cuarteto n. 13 de de Dmitri Shostakovich, integrada por una mezcla de pequeños fragmentos à la Kurtág y largas frases devocionales del culto cristiano. La concentración es tan intensa que da la sensación de que cada nota ha sido pulida y envuelta en celofán antes de ser colocada en la partitura y lanzada al aire. En estos tiempos tan tensos como triviales, uno podría contemplar Con anima como una de las mejores formas de pasar los próximos 15 minutos de su vida.

No menos espiritual es el Agnus Dei para violín, clarinete, violonchelo y piano, compuesto en memoria del malogrado violinista Oleg Kagan, que mezcla melodías armenias con toques de música klezmer y algo del folklore americano de Aaron Copland.

La voz de Mansurian es inconfundible. Su lenguaje es armenio, pero su música está cuajada de referencias contemporáneas al minimalismo, la atonalidad y la microtonalidad. El tercer cuarteto de cuerdas, fechado en 1993, parece estremecerse con una palpable ansiedad, reflejando tal vez ciertas grietas post-soviéticas en el mundo creativo del autor.

La violista estadounidense Kim Kashkashian desempeña en este álbum un papel destacado entre otros miembros relevantes de la diáspora musical armenia; pero la verdadera estrella es el compositor y -no lo ovidemos- el sello ECM, que tanto ha hecho a lo largo de los años por llamar la atención sobre la voz distintivamente armenia de Tigran Mansurian. Esperemos que pueda seguir componiendo en paz.