ÚBEDA / Homenaje a Diego Martínez

ÚBEDA / Homenaje a Diego Martínez

Úbeda. Auditorio del Hospital de Santiago. 29-XII-2020. Orquesta Joven de Andalucía (OJA). Director: Carlos Domínguez-Nieto. Obras de Jean Françaix, Richard Strauss e Igor Stravinsky.

Dedicado a la memoria del gestor musical ubetense Diego Martínez, referente personal del Festival de Música y Danza de Úbeda, recientemente fallecido, la OJA, dentro de su Programa Andaluz para Jóvenes Intérpretes, ha preparado un programa de música de cámara que ha permitido admirar a diecinueve jóvenes promesas de esta formación divididas en tres grupos, interpretando obras de gran enjundia estética y alta dificultad técnica. La dirección de Carlos Domínguez-Nieto, titular de la Orquesta de Córdoba, con el asesoramiento y ayuda de los profesores Alejandro Muñoz (cuerda) y Daniel Broncano (viento), ha obrado el milagro de montar en sólo tres días creaciones muy singulares del siglo XX como son el Primer quinteto de viento de Jean Françaix, la versión para sexteto de cuerda de Metamorfosis TrV 290 de Richard Strauss y el septeto extraído de la música de La historia del soldado, obra que debe ser descrita antes de ser interpretada, y en ocasiones incluso bailada, del siempre genialmente imaginativo Igor Stravinsky.

Ya desde el tranquilo Andante que abre el quinteto de Françaix se podía apreciar la conjunción de los músicos basada en la escucha interna que desarrollaban, que hacía posible la percepción de cada instrumento como individualidad sonora, aportando simultáneamente su imprescindible contribución a la necesaria expresividad del grupo. El consecuente Allegro, permitió admirar la fluidez de discurso que adquiría un mayor desparpajo en el segundo movimiento, un Presto de gran exigencia rítmica. La interpretación alcanzaba su punto culminante en las variaciones del tercer tiempo, siempre bien distinguidas y contrastadas, que permitían disfrutar de la sustancialidad polifónica de este compositor, para terminar su interpretación con una reafirmación de la determinante orientación modernista del músico francés, logrando una verdadera exhibición de clarificación musical.

La pieza que daba sentido al homenaje póstumo a Diego Martínez fue la reducción para septeto de cuerda de la straussiana Metamorfosis. El dolorido a la vez que inquietante sonido que encierra este impresionante adagio fue mantenido a lo largo de su casi media hora de duración como si se tratara de un lamento infinito de carácter elegíaco, tensionado constantemente desde la expresividad mostrada por el contrabajista cordobés David Santos, que reforzaba la gravedad de la sección baja de la cuerda con abrumador efecto, acentuándose en la parte central de la obra y en el final donde aparece más explícita la fúnebre inspiración beethoveniana. La madurez de los músicos quedó demostrada, al ir más allá del puro sentido musical y reflejar la desolación emocional del compositor ante los desastres de la guerra, singularizados en la destrucción del Teatro de la Ópera de Múnich por los bombardeos de los aliados la noche del 3 de octubre de 1943.

El estado de ánimo de músicos y espectadores cambió con la obra que cerraba el programa, La historia del soldado, en la que intervino Domínguez-Nieto como narrador y director. La acentuación de su contenido descriptivo, integrado por una marcha introductoria, seis escenas y dos intermedios, fue el secreto de su transparente interpretación en la que destacó el protagonismo de las emociones del soldado materializadas en el violín de María Jesús Talero, que funcionaba como elemento desencadenante de la polifonía y el cromatismo de esta característica creación del gran compositor ruso. La Marcha triunfal significó, en su progresiva disolución, un palpitante final a este concierto que llevaba a recordar una de las personas que más han contribuido a poner a Úbeda en el panorama cultural y musical de España, dejando a la vez ese hálito de esperanza ante los jóvenes valores que promociona la Orquesta Joven de Andalucía, en esta ocasión, desde la experiencia y extraordinario trabajo de Carlos Domínguez-Nieto, que demostró en todo momento un distinguido magisterio.

(Foto: Jesús Delgado)