Tiempo de cambios en la OBC

Tiempo de cambios en la OBC

La etapa del director japonés Kazushi Ono como titular de la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC) entra en su recta final. La temporada 21-22 será la última como responsable del conjunto sinfónico barcelonés y el proceso de selección de candidatos para relevarlo también está en su fase final. Un total de catorce candidatos optan al cargo y, según las estimaciones de Robert Brufau, director del Auditori (en la foto), a finales de este año tendremos nuevo director al frente la OBC. Cuatro de esos candidatos están mejor posicionados y en la elección se tendrá en cuenta la opinión de los músicos de la orquesta, que llevan meses valorando cada semana a los directores que han dirigido la OBC, aunque su valoración no es el factor clave a la hora de decantar la balanza.

Suenan ya algunos nombres, entre ellos el español Juanjo Mena, que estrecha sus lazos con la OBC (dirigirá el conjunto en una gira programada del 19 al 26 de abril de 2022 por varias ciudades de Alemania, destacando la actuación en la Elbphilharmonie de Hamburgo, Suecia y Finlandia, con el violonchelista Pablo Ferrández como solista del Concierto nº 1 de Camille Saint-Saëns, en un programa muy francés completado por la Sinfonía “Fantástica” de Hector Berlioz y las Danzas de Don Quijote de Robert Gerhard). Los rumores también apuntan a la alemana Anja Bihlmaier, que debutó el pasado mayo dirigiendo el Concertino para violín y orquesta de cámara de Mieczyslaw Weinberg, con Daniel Hope como solista, y la Cuarta sinfonía de Robert Schumann.

Entre los efectos de la pandemia y la eterna congelación de la contratación de músicos para cubrir las plazas vacantes en la muy mermada plantilla del conjunto barcelonés, el reto inminente es renovar y reconstruir la formación, que actualmente funciona con una plantilla estable de solo 74 músicos. Brufau quiere sentar las bases de una OBC de máxima calidad para los próximos diez años, y el primer paso para lograrlo es recuperar toda la plantilla, fijada en 97 músicos. El proceso será lento, pero en julio se cubrirán seis plazas para reforzar la cuerda, la sección más debilitada.

Por otra parte, las líneas maestras de la próxima temporada en el Auditori son nada menos que 430 conciertos entre el pasado mes de septiembre  y julio de 2022, con 16 estrenos mundiales, 14 estrenos nacionales y 17 encargos y un presupuesto estimado para el ejercicio 2021 de 22 millones de euros. El 30 por ciento se destina a la parte puramente artística y la mayor parte, el 70 por ciento restante, al mantenimiento de la estructura de la orquesta y el personal administrativo y técnico del Auditori.

Las líneas maestras del proyecto artístico liderado por Brufau se mantienen firmes. El relato que unifica los diversos ciclos de la temporada tiene como leitmotiv los conceptos “Amor y Odio” como motor de pasiones. Y se refuerza la apuesta por la igualdad de género, con nueve directoras de orquesta —Bihlmaier, Alondra de la Parra, Ruth Reinhardt, Tabita Berglund, Anna-Maria Helsing, Laurence Equilbey, Stephanie Childress, Lina González-Granados y Giedré Slekyté—, que representan un 37 por ciento de las batutas invitadas. Mena, Salvador Mas, Josep Caballé-Doménech, Dani Espasa, Trevor Pinnock, Matthias Pintscher e Ilan Volkov completan la lista de batutas invitadas.

También aumenta la presencia de compositoras, desde la recuperación de referentes del pasado como Lili Boulanger y Louise Farrenc a creadoras actuales como Sofia Gubaidulina, Andrea Tarrodi, Betsy Jolas, Raquel García-Tomás, Mariona Vila y Kaija Saariaho. La apuesta por la creación actual incluye obras de los dos compositores invitados de la temporada —Joan Magrané y Bernat Vivancos— en nueve programas de los ciclos de la OBC, la Banda Municipal, Cámara y el Festival Llums d’Antiga. Hay muchos estrenos, con obras de Thomas Adès, Luca Francesconi, Jordi Cervelló, Benet Casablancas Enric Palomar y Miquel Oliu, mientras que Salvador Brotons y Albert Guinovart presentarán arreglos y versiones para banda de sus obras.

Los clásicos del siglo XX tienen gran peso en la ecléctica programación, con un Festival Rachmaninov con Denis Kozhukhi y Nicolai Lugansky entre las propuestas destinadas a captar más público. Por lo demás, se insiste en el gran repertorio, con las cuatro sinfonías de Johannes Brahms, la Misa Solemnis, de Ludwig van Beethoven y obras de Anton Bruckner, Gustav Mahler, Alexander von Zemlinsky, Richard Strauss, Dmitri Shostakovitch y Sergei Prokofiev.

La creación del Coro del Auditori, dirigido por Xavier Pastrana, es otro aliciente en una temporada que, además, recupera uno de los grandes proyectos que se vieron aplazados por la pandemia, el oratorio de Robert Gerhard La peste, con el actor Pere Arquillué como narrador y dirección de Francesc Prat.