Scherzo | CRÍTICA DISCOGRÁFICA / EXCEPCIONALES / Schnittke: patetismo expresionista, por Blas Matamoro

Schnittke: patetismo expresionista

Schnittke: patetismo expresionista

SCHNITTKE:
Música de cámara. Ad Astra Piano Trío. ACCORD 278 (1 CD)

Alfred Schnittke (1934-1998), músico ruso que dejó en 1991 su país para radicarse en la ciudad de Fráncfort, en la República Federal Alemana, vale como uno de los más sintomáticos representantes del eclecticismo finisecular. Sin duda, su maestro y paradigma en la variedad de lo ecléctico es Shostakovich, aunque entre ellos también exista una diferencia de humor. A Shostakovich le tocó lo dramático de la revolución bolchevique y el estalinismo, en tanto a Schnittke lo afectó la decadencia del sistema soviético y cierto aflojamiento de su censura cultural. En este programa se incluyen obras de cámara que el editor adjetiva en alemán como stille, es decir, indicando tanto calma como quietud y hasta muerte pues Stille Leben es un sintagma que equivale a nuestra naturaleza muerta. Incluso podría hablarse de una paradójica música callada, por invocar a nuestro Juan de Yepes.

El programa incluye obras de madurez, compuestas entre 1978 y 1991. Son una sonata para violonchelo y piano, un trío para piano y cuerdas, y tres piezas breves: una transcripción del popular tema navideño Noche de paz, para violín y piano; un dúo de piano y violonchelo, Stille Musik y una Musica nostalgica para trío de piano y cuerdas. Entre los títulos mayores, de una fuerte impronta shostakovichiana, es decir de un patetismo expresionista adicto a fuertes contrastes, y las demás, notoriamente menores, hay una matización, acaso también imputable al maestro, aunque menos prototípica, pues se inclinan, como sus nombres indican, a la quietud y la melancolía.

Las versiones son de extrema calidad, en especial en cuanto al violonchelista Lukasz Frant, de cometido muy exigente que resuelve con riqueza de sonido y honda expresividad. Junto a él llenan una entrega ejemplar la pianista Anna Szabelka y la violinista Joanna Galon-Frant.

Blas Matamoro

 

(Crítica publicada en el nº 385 de SCHERZO, de junio de 2022)