SAO PAULO / Opera y política

SAO PAULO / Opera y política

Sao Paulo. Teatro São Pedro. 4-VIII-2019. Rossini, L’Italiana en Algeri. Stephen Bronk, Ana Lucía Benedetti, Anibal Mancini, Douglas Hahn, Rodolfo Giuliani, Ludmila Bauerfeldt, Catarina Taira. Directora musical: Valentina Peleggi. Directora de escena: Livia Sabag.

La ópera de Rossini L’Italiana en Algeri cuenta la historia de la joven Isabella, que lucha por salvar a su amado Lindoro, esclavizado por Mustafá. Es un ejemplo completo de las convenciones de ópera cómica del período de bel canto, y símbolo del genio teatral del compositor, antes del éxito de Il barbiere di Siviglia. Y, en una nueva producción en el Teatro São Pedro, en São Paulo, estrenada durante el fin de semana, se convirtió en un comentario contundente sobre la situación política experimentada hoy por la sociedad brasileña.

Los paralelismos entre la Argelia de Rossini y el Brasil de hoy no son pocos. Mustafá trata abiertamente a las mujeres como seres inferiores, y lo mismo puede decirse del presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien ya ha abogado por salarios más bajos para las mujeres, por ejemplo. Las tropas del sultán viven del crimen, y los milicianos en Brasil se han convertido en una fuente de apoyo para las fuerzas políticas en el poder.

La lista podría continuar. Pero el trabajo de la directora Livia Sabag es mucho más sutil que eso. Está más preocupada por evocar un estado de ánimo que por insertar personajes actuales en la trama de Rossini. Y este estado mental habla del resurgimiento de un discurso autoritario y prejuicioso que intenta pasar por moderno, como símbolo de una nueva forma de política y de un nuevo país que puede resultar de él.

Es una farsa revelada todo el tiempo en las noticias, como lo es la transformación de Mustafá en Papatacci, una posición inventada por los italianos de la ópera en un intento de ridiculizarlo y engañarlo. Y Sabag no perdona a estos nuevos políticos que afirman ser apolíticos al caracterizar a Papatacci y sus seguidores con trajes que evocan a ciertos líderes actuales y a una parte de la sociedad que, supuestamente en nombre de una transformación, observa impasiblemente, dando voz a su propio prejuicio.

Observar la capacidad de la ópera para tratar temas difíciles es estimulante. Pero tendría poco sentido si, en el escenario, el espectáculo no funcionara. Pero funciona, con un concepto inteligente y un logro eficiente, en el que se destaca la hábil dirección de actuación, que alcanzó su punto máximo en la escena final del primer acto, en el que el trabajo cuidadoso del movimiento logra un resultado simple y efectivo.

En el papel de Mustafa, el estadounidense Stephen Bronk, cantante de la Deutsche Oper en Berlín, ha recreado magistralmente lo absurdo de su personaje. Ana Lucia Benedetti, con un tono oscuro y especial atención a las exigencias del bel canto, era una Isabella fascinante y seductora pero, sobre todo, atenta a la inteligencia emocional del personaje. Anibal Mancini creó un Lindoro joven y lírico. El Taddeo de Douglas Hahn es un homenaje a la mejor tradición del canto cómico italiano, al igual que Haly de Rodolfo Giuliani. Ludmila Bauerfeldt suena un poco pesado, pero el efecto, si no del todo en estilo, favorece la construcción del contraste entre Elvira y su cosmovisión e Isabella; Catarina Taira crea, por sua vez, una Zulma muy delicada.

En la dirección, Valentina Peleggi, asistente de dirección de la English National Opera, a veces opta por movimientos lentos, lo que socava el desarrollo del teatro Rossiniano. Pero en general, el espectáculo es fluido, con buena actuación de los músicos del Coro y Orquesta del Teatro São Pedro. Un teatro que, al abandonar el gran repertorio romántico italiano, encuentra una nueva e interesante identidad, apoyada por la ópera barroca, las obras de bel canto y el enfoque en las creaciones de los siglos XX y XXI.

(Foto: Heloisa Bortz)