Scherzo | CRÍTICA GRABACIONES / Sandrine Piau y Véronique Gens, grandes cómplices, por Ana García Urcola

Sandrine Piau y Véronique Gens, grandes cómplices

Sandrine Piau y Véronique Gens, grandes cómplices

RIVALES
Obras de Monsigny, J.C. Bach, Grétry, Gluck et al. Sandrine Piau y Véronique Gens, sopranos. Le Concert de la Loge. Director y violín: Julien Chauvin ALPHA 824 (1 CD)

El presente CD debe su título a la rivalidad entre las dos cantantes más importantes de la escena parisina en el último tercio del siglo XVIII, Mme. Dugazon y Mme. Saint-Huberty. De caracteres personales, vocales y musicales muy diferentes, ellas inspiraron la mayor parte de las óperas del periodo en Francia, como bien explica Benoît Dratwicki en las espléndidas notas del disco. En función de esas diferencias vocales, se han adjudicado las arias a las dos grandes señoras del canto francés actual: Sandrine Piau y Véronique Gens que, lejos de ser rivales, son grandes cómplices, como delatan los dúos que comparten.

En cuanto a la música, sólo cabe decir que Mozart y Haydn son enormes en términos absolutos, pero que, si lo miramos en términos relativos, no hay quien resista la más mínima comparación. Este estilo, heredero de una de las interminables querelles, pretendió teñir de una emoción más natural y de mayor sentimentalidad el arte lírico. ¿Y qué no hay que no quedara perjudicado tras el paso de ese nefasto personaje que fue Rousseau? Pues eso. Lo único que se consiguió fue un mayor convencionalismo. Menos mal que llegó la Revolución para terminar de destrozar la música (y el resto de las artes, dicho sea de paso) con su moral republicana de tres al cuarto.

A pesar de lo que precede, la realidad es que esta grabación es excelente: en primer lugar, nos ofrece una selección con lo más granado del repertorio en cuestión; además, la interpretación de ambas sopranos está a la altura de lo que ya les conocemos, o sea, ambas están estratosféricas, por separado y no digamos en los dúos, que son una auténtica lección; y por último, Julien Chauvin y Le Concert de la Loge están absolutamente soberbios exprimiendo todas las posibilidades y recursos que ofrecen las partituras hasta el máximo, con un brío y una entrega absolutos.

Ana García Urcola

 

(Crítica publicada en el nº 385 de SCHERZO, de junio de 2022)