Sánchez-Verdú, Montaño y la Orquesta de Cadaqués en el Festival de Stresa

Sánchez-Verdú, Montaño y la Orquesta de Cadaqués en el Festival de Stresa

El Festival de Stresa se aproxima al ecuador de su programación, cuya oferta suele dividirse en dos mitades: la primera está dedicada al jazz, mientras que la segunda a la clásica. Será Gianandrea Noseda, director artístico del festival, quien dé comienzo el 23 de agosto a esta segunda parte. Lo hará al frente de una orquesta española, la de Cadaqués, en un programa formado por Pulcinella de Stravinsky y el Concierto para piano K 503 de Mozart con Pierre-Laurent Aimard como solista. El pianista francés actuará también como solista el día 27 en un recital dedicado a la variación, donde despuntan las Variaciones Goldberg de Bach. Siempre en el apartado pianístico, destaca la figura de Maurizio Pollini (2 de septiembre), con Brahms, Nono y Beethoven, y la de Nikolai Luganski junto a la Orquesta Nacional Rusa bajo la batuta de Mikhail Pletnev con el Tercero de Rachmaninov y la Novena de Shostakovich (8 de septiembre).

El Festival de Stresa tendrá también acento español con el estreno absoluto de las músicas que José María Sánchez-Verdú [en la foto] ha escrito para la película La caída de la Casa Usher de Jean Epstein (1928). La Orquesta Sinfónica de Milán Giuseppe Verdi, bajo la batuta del director madrileño José Antonio Montaño, interpretará la partitura de Sánchez-Verdú junto a la proyección del filme.

Por su parte, la violinista Akiko Suwanai ofrecerá páginas para violín solo los días de septiembre 4 (Bach, Jolivet, Bartók) y 6 (Bach, Schulhoff, Piazzolla). Modo Antiquo de Federico Maria Sardelli interpretará páginas inéditas de Vivaldi (24 de agosto), la Accademia Bizantina de Ottavio Dantone acometerá su versión del Arte de la fuga de Bach (29 de agosto) y Roberta Invernizzi centrará su recital en la figura de la pintora Artemisia Gentileschi (25 de agosto). Otros protagonistas de la programación del festival italiano son el pianista Roberto Prosseda, la soprano Roberta Mameli, el organista Wayne Marshall, la Cappella Neapolitana de Antonio Florio, la violinista Francesca Dego acompañada por la Orchestra della Toscana dirigida por Daniele Rustioni.