Reynaldo Hahn, mucho más que el amante de Proust - Scherzo
Lo último