Rachmaninov y Prokofiev en manos de Richter

Rachmaninov y Prokofiev en manos de Richter

SVIATOSLAV RICHTER, piano / Obras Rachmaninov y Prokofiev. Mistislav Rostropovich, violonchelo. Directores: Kurt Sanderling y Kirill Kondrashin. Orquesta Sinfónica de la URSS.  Orquesta Filarmónica de la URSS. Philadelphia Orchestra. HÄNSSLER 19052 (11 CD)

Al grandísimo Richter va dedicada esta caja con grabaciones raras o muy raras de conciertos dedicados a Rachmaninov y Prokofiev que tuvieron lugar entre 1946 y 1961. Son casi todos inéditos en CD, aunque alguno pueda haber aparecido en las innumerables ediciones pirata del pianista. Primera advertencia: se trata de grabaciones no profesionales y con un sonido que no pasa de lo aceptable a pesar de la buena remasterización. Esto quiere decir que van destinadas a los muy adictos y coleccionistas. Por lo tanto, voy a orientar a los posibles compradores sobre el contenido de la caja, prescindiendo de la ejecución que es, siempre, admirable.

Hay algunas grabaciones que tienen un sonido bueno, como la Sonata nº 6 de Prokofiev (Moscú, 1956) o los ocho Etudes-Tableaux de Rachmaninov (Moscú 1950), pero por lo general el sonido sólo es aceptable y su valor es el de la rareza. Así, los doce Preludios opp. 23 y 32 de Rachmaninov (Leningrado, 1959), seleccionados por Richter, a los que se añaden otros seis (Varsovia, 1959).

Hay, además, muchas piezas repetidas. En algunos casos, como las dos versiones de la Sugestión diabólica de Prokofiev, no parecen justificadas: están tomadas a diez días de diferencia (abril de 1961). En otros casos pueden resultar exageradas, pero tienen interés. Así, la Sonata nº 8 de Prokofiev viene en tres grabaciones (Londres, 1961, Moscú, 1961; Moscú, 1946), pero la última es realmente distinta y fascinante. En otros casos la diferencia no es tan notable, como en las dos versiones de los Conciertos nº 1 y nº 2 de Rachmaninov.

Por último, hay sorpresas atractivas como el estreno de la Sinfonía concertante para violonchelo y orquesta de Prokofiev con Rostropovich (Moscú, 1952), la Sonata para violonchelo y piano (Moscú, 1951) o la Sonata nº 9 de Prokofiev (Moscú, 1951) que nunca se había editado.