Penderecki en el recuerdo

Penderecki en el recuerdo

KRZYSZTOF PENDERECKI: Credo /  Oregon Bach Festival Orchestra & Chorus. Dir.: Helmu Rilling / Hänssler Classics

****

La semana que viene se cumplirá un año de la muerte de Krzysztof Penderecki, y el gran compositor polaco todavía sigue esperando un funeral. Las limitaciones impuestas por la Covid y las exigencias de familiares y amigos para que el evento tenga una dimensión estatal han provocado retrasos y aplazamientos, una triste coda a una vida de servicio a Dios y a los hombres.

Aunque aclamado en sus inicios como vanguardista, Penderecki nunca comulgó fácilmente con la vanguardia atea y siempre se animaba cuando surgía la oportunidad de componer una obra que celebrara su fe católica romana. El Credo, encargado en 1996 por la Academia Bach de Stuttgart y el Festival Bach de Oregón, está impregnado de una sensación de liberación, de no tener que complacer a nadie por debajo de los ángeles.

La obra es rica en texturas y profusamente melódica. Hay pasajes que recuerdan al Stravinski de la Sinfonía de los Salmos y a la Sinfonía ‘Resurrección’ de Mahler, pero Penderecki no mira hacia atrás durante mucho tiempo. Encuentra momentos de memorable originalidad para los cinco solistas -aquí, la soprano Juliane Banse, el bajo Thomas Quasthoff, el tenor Thomas Randle y las mezzos Marietta Simpson y Milagro Vargas- manteniéndolos frescos para una apoteosis final con la orquesta y el coro de Oregón, dirigidos por Helmut Rilling.

Los clímax son sensacionales, una de las músicas más potentes jamás escritas por Penderecki. Esta grabación en directo del estreno en Oregón nos devuelve a una época en la que un remoto festival universitario estadounidense era lo suficientemente ambicioso como para comprometerse con los mejores compositores vivos. Puede que nunca volvamos a ver algo así.