Ómicron se lleva por delante el debut de Pérez-Sierra en Bruselas y Fabiano arremete contra La Monnaie

Ómicron se lleva por delante el debut de Pérez-Sierra en Bruselas y Fabiano arremete contra La Monnaie

Como adelantábamos el pasado día 11, José Miguel Pérez-Sierra se iba a convertir en el primer director español en dirigir una ópera francesa en la Monnaie-De Munt de Bruselas desde que esta se reinaugurara en 1856. Iba a ser con Carmen de Georges Bizet, con representaciones que iban desde el 23 de enero hasta el 13 de febrero. Pues bien, como tantas otras cosas, la pandemia se lo ha llevado por delante y Pérez-Sierra tendrá que esperar a que la situación sanitaria mejore y a que los gestores del teatro bruselense encuentren nuevas fechas.

Algunos de los artistas implicados no han dudado en expresar su disconformidad con esta suspensión. En especial, el tenor norteamericano Michael Fabiano, quien, según ha declarado en su cuenta de Twitter, no había motivos fundados para tomar tal decisión. “Los líderes, lideran; no se acobardan ni inducen el pánico en las almas de los ciudadanos. Nosotros hemos cumplido con nuestro deber, cumplan ustedes el suyo”, manifiesta descorazonado Fabiano [en la foto]. 

“Esta situación terrible de pánico y alarmismo debe terminar de una vez. Por favor, ayuden a nuestro sector, sean defensores de las artes, tengan valor y defiéndannos. Si París, Madrid o Londres se las arreglan para seguir abiertos, Bruselas también puede hacerlo. Como trabajador cultural que soy y que ha cantado por toda Europa durante esta crisis, considero que seguir destruyendo las carreras de jóvenes artistas con talento que esperan un gran momento como este o negar al público grandes oportunidades en el arte es una completa vergüenza. Las leyes que enarbolan organizaciones como La Monnaie para aislar a personas que están en contacto con trabajadores que han dado positivo por Covid, pero que hallan vacunadas, son injustificables y están destruyendo el sustento de muchos trabajadores. Arreglen este problema ya”, escribe en su red social un airado Fabiano.

La Monnaie había sopesado la opción de seguir adelante con Carmen, pero con una reducción de aforo limitada a solo doscientos espectadores, y con una puesta en escena reducida. Sin embargo, ello, según los gestores del teatro, les habría supuesto perder cerca de un millón de euros, al no poder superar el número de 2.400 entradas para las doce funciones, en lugar de las 13.800 entradas previstas inicialmente.