Muere a los 88 años Barry Tuckwell, un mito de la trompa

Muere a los 88 años Barry Tuckwell, un mito de la trompa

Ha sido el trompista más mediático desde la época de Dennis Brain y uno de los solistas de su instrumento más destacados de siempre. El pasado 16 de enero falleció en Melbourne, a la edad de 88 años, Barry Tuckwell. De nacionalidad australiana y alumno del Conservatorio de Sidney, Tuckwell vivió los momentos más gloriosos de su carrera en el Reino Unido. En 1951 ingresó en la Hallé Orchestra a las órdenes de Sir John Barbirolli y cuatro años más tarde fue nombrado primer trompa de la Sinfónica de Londres, en la que permaneció trece años.

A continuación, emprendió una importante carrera solista que le llevó a actuar con las orquestas más prestigiosas y también como integrante de destacados grupos de cámara (entre ellos, un quinteto de vientos que él mismo había fundado). Su cara era habitual en las portadas de discos de los años setenta y ochenta: firmó más de cincuenta grabaciones que cubrían no sólo lo más granado del repertorio para trompa, sino también obras menos conocidas. Diversos compositores contemporáneos (entre ellos, Oliver Knussen, Gunther Schuller, Thea Musgrave y Richard Rodney Bennett) escribieron obras para él.

También ejerció como director de orquesta, sobre todo en el tramo final de su carrera, tras retirarse como solista a la edad de 65 años (su último concierto fue con la Sinfónica de Baltimore en 1997). Fue director principal de la Tasmanian Orchestra y en 1982 fundó la Maryland Symphony Orchestra.