Muere a los 85 años el director de escena Jonathan Miller

Muere a los 85 años el director de escena Jonathan Miller

El escritor, actor y director de teatro y ópera inglés Jonathan Miller (Londres, 1934) falleció ayer a los 85 años de edad en su ciudad natal. La noticia de su muerte ha causado un gran impacto en el Reino Unido, donde Miller era considerado como una de las figuras fundamentales del teatro británico de las cinco últimas décadas. Miller cosechó importantes éxitos como director operístico a partir de la década de 1970, en especial gracias a una celebérrima puesta en escena  de Rigoletto (1982) que ambientó en los ambientes mafiosos neoyorquinos de Little Italy.

Formado en el ámbito de la medicina, y en concreto de la neurología, a la que dedicó sus primeras actividades profesionales, Miller saltó a la fama en el Reino Unido a principios de la década de 1960 a través de su participación en la revista musical Beyond the Fringe con Peter Cook, Dudley Moore y Alan Bennett. En sus inicios, fue también director asociado del National Theatre, y más tarde asumió la dirección del Old Vic Theatre. Trabajó también intensamente como escritor y presentador de más de una docena de documentales para la BBC, convirtiéndose en uno de los intelectuales británicos más populares e influyentes tanto en Gran Bretaña como en los Estados Unidos.

Como director de ópera, Miller ideó montajes para muchas de las más importantes obras del repertorio internacional, manteniendo una especial e intensa colaboración con instituciones como la Ópera de Kent, la English National Opera o el Festival de Glyndebourne, además de colaborar ocasionalmente con teatros a lo largo y ancho de todo el planeta, de Nueva York a Berlín, de Tokyo a Florencia, de Zurich a Valencia.

Las producciones de ópera más recientes de Miller en Inglaterra fueron Cosi fan Tutte y Don Pasquale en la Royal Opera House, así como La Bohème y L’Elisir d’Amore en la English National Opera. Su producción ‘mafiosa’ de Rigoletto para la ENO se sigue reponiendo después de 28 años, y su no menos célebre producción de El Mikado va a ser repuesta próximamente, cuando se cumplen los 25 años de su première.

Oliver Mears, director de la Royal Opera House, ha manifestado al conocerse la noticia de su fallecimiento: “Jonathan Miller fue una de las figuras más importantes del teatro y la ópera británicos de la última mitad de siglo; una figura que supo combinar un supremo intelecto con una perspectiva consistentemente irreverente, formada a partir de sus experiencias tanto en la comedia como en la medicina. Miller arrojó una luz única sobre nuestra forma de arte”.