Michelangelo Antonioni y la despolitización de la banda sonora - Para cerrar - Scherzo
Lo último