MADRID / La OCNE repasa los años 50

MADRID / La OCNE repasa los años 50

Madrid. Auditorio Nacional. 5-III-2021. Focus Festival. Orquesta y Coro Nacionales de España. Nancy Fabiola Herrera, mezzosoprano. Director: David Afkham. Obras de García Abril, Montsalvatge y Stravinsky.

La Orquesta Nacional ha presentado el primero de los conciertos del llamado Focus Festival en el que se repasan los años 50 españoles, lo que aquí se componía y lo que aquí se iba tocando como nuevo. El concierto incluso fue acompañado de dos intervenciones habladas que glosaron el programa adecuadamente y con buen nivel de comunicación, hasta con proyecciones. Las obras eran del ámbito de los cincuenta mas que estrictamente de esa cronología ya que se empezaba con una del 62, el Concierto para instrumentos de arco de Antón García Abril, obra extensa en el estilo que entonces evolucionaba desde el binomio Stravinsky/Bartók al que se podían referir con aportaciones propias. David Afkham la planteó muy bien y la cuerda de la OCNE la resolvió con solvencia.

Luego una obra magistral como es Cinco canciones negras de Xavier Montsalvatge cuya versión orquestal es de 1949. Más allá de un efímero antillanismo, la obra brilla por su gracia melódica, su flexibilidad sonora y una exquisita orquestación que es mucho más que un reflejo raveliano como se ha solido pretender. Sus atractivos textos (Alberti, Luján, Pereda Valdés y Nicolás Guillén (dos)), tienen una buena carga crítica, que se hace cada vez más evidente y que la música no solo no disimula, sino que subraya con maestría. Seguramente es la obra más universal del autor y de los años 50 españoles. Sigue muy viva y fue cantada con gran sentido y expresividad por una Nancy Fabiola Herrera a la que ni la mascarilla le pudo quitar voz.

Para final, una obra maestra absoluta que, aunque es de 1930, tiene su versión definitiva en 1948 y fue influyente en la España de los cincuenta: la sensacional Sinfonía de los salmos de Stravinsky, una obra que como las de Bach aúna una extraordinaria ciencia compositiva con la más honda sensibilidad expresiva sonora. Obra emocionante, que llega a la mente y a los sentidos, y que coralmente obtuvo una gran versión por el Coro Nacional preparado por Miguel Ángel García Cañamero. Excelente la idea, aunque fuera culpa de la Covid, de distribuir al coro por su lugar y por las dos tribunas laterales arropando a una orquesta que estuvo magnífica en una versión de lo mejor que le hemos escuchado a David Afkham.  Obra maestra, versión redonda y éxito verdaderamente clamoroso que reconforta a quien sabemos cómo se acogía esta obra en aquellos años que Focus evoca. La idea no parece nada mala, la realización, en este comienzo, ha sido impecable.