MADRID / Javier Camarena, la difícil sencillez

MADRID / Javier Camarena, la difícil sencillez

Madrid. Teatro Real. 15-I-2021. Ciclo Estrellas de la Ópera. Javier Camarena, tenor. Orquesta titular del Teatro Real. Director: Iván López Reynoso. Obras de Gounod, Lalo, Herold, Offenbach, Rossini y Donizetti.

Bien conocido y festejado por el público madrileño, Javier Camarena tiene fácil ubicación en escenarios y plataformas de concierto. Sabemos de su calidad vocal natural y cierta bonhomía de presencia que lleva a creer en una facilidad del cantante. Camarena canta con decencia y sencillez, pareciendo que todo en él le ha sido dado por privilegio natural. Suele ocurrir cuando Argerich toca el piano, Vengerov el violín o juegan Nadal y Messi. Dan ganas de decir: “Así, con la naturaleza a favor, canta cualquiera”. En realidad, esa sencillez es el resultado de una técnica sutil y compleja, y mucho tiempo de disciplina y delicados progresos a pasos cortos.

El mundo de Camarena es el belcantismo y en él se inscribió buena parte del programa, con el Rossini de La italiana en Argel y Ricciardo e Zoraide más el Donizetti de Rita y Roberto Devereux. Aliento, tersura y homogeneidad de timbre, arresto en el agudo, agilidades, medias voces y apianados de esmerilado efecto, en fin: todo el bagaje exigible en materia de bel canto, desfilaron de modo infalible. A ello se añadió un par de incursiones en el romanticismo académico francés, el aria de Romeo en Gounod y la serenata de El rey de Ys de Lalo, donde Camarena lució también un registro medio de generosa calidad. La inevitable propina contó con el acompañamiento del pianista Ángel Rodríguez y fue un homenaje a Armando Manzanero, recientemente fallecido: Esta tarde vi llover.

Feliz sorpresa resultó la del joven maestro mexicano López Reynoso, especialmente en Rossini (La italiana en Argel) y Offenbach (La bella Helena), traducidas con brío y sandunga, colorido elegante y claridad de planos, tiempos justos, humor y sutileza en estrecha pareja.

(Foto: Javier del Real)