MADRID / Javier Camarena, la difícil sencillez - Scherzo
Lo último