Las discográficas se vuelcan con Weinberg

Las discográficas se vuelcan con Weinberg

El próximo 8 de diciembre se cumplen cien años del nacimiento del compositor soviético de origen polaco Mieczysław Weinberg [en la foto] y las discográficas buscan llegar a la efeméride con los deberes hechos. Para los próximos días, el sello Sony anuncia el lanzamiento de una nueva grabación del Quinteto con piano op. 18 en una versión a cargo de la pianista Olga Scheps y el Kuss Quartett. Compuesto en 1944, el Quinteto con piano de Weinberg refleja la influencia de la homóloga pieza de Shostakovich, de la que retoma la estructura en cinco movimientos.

Deutsche Grammophon, que antes del verano ya publicó las Sinfonías nº 2 y 21 bajo la batuta de Mirga Gražinytė-Tyla, acaba de sacar al mercado un monográfico de cámara firmado por el violinista Gidon Kremer, desde hace años tenaz defensor de la música de Weinberg. El programa incluye las Tres piezas para violín y piano, la Sonata para violín y piano op. 136bis y el Trío con piano op. 24. Kremer, que comparte aquí protagonismo con la pianista Yulianna Adveeva y la chelista Giedrė Dirvanayuskaitė, ha grabado también en este 2019 (para el sello Accentus Musicus) su transcripción para violín de los 24 Preludios para violonchelo solo op. 100, que Weinberg compuso a finales de los sesenta para Rostropovich.

Al violonchelo solo Weinberg destinó también cuatro sonatas (op. 72, 86, 106, 140bis) que la chelista Marina Tarasova ha reunido en un disco del sello Northern Flowers. Por su parte, Naxos acaba de incorporar a su catálogo dos monográficos dedicados a Weinberg. El primero incluye sus Conciertos para flauta nº 1 y 2 (op. 75 y 148bis), junto a las Piezas para flauta op. 29b en versiones de la flautista Cladia Stein. El segundo recoge las Sinfonías de cámara nº 1 (op. 145) y 3 (op. 151) interpretadas por la East-West Chamber Orchestra bajo la batuta de Rostislav Krimer.