La tía de Dohnányi

La tía de Dohnányi

Erno von Dohnányi: Tante Simona (obertura), American Rhapsody, Suite, op. 19 / Leó Weiner: Serenade op. 3 / ORF Vienna Radio Symphony Orchestra. Dir: Roberto Paternostro /Capriccio

****

El fundador de la dinastía Dohnányi cosechó éxitos tempranos, controversias políticas y olvido póstumo. Su hijo, Hans, fue un resistente antinazi, ahorcado por orden de Hitler en 1945. Su nieto, Christoph, se convirtió en un director de orquesta internacional. El propio Dohnányi fue investigado después de la Guerra por haber ocupado un puesto en Budapest bajo el régimen de Horthy y se instaló en Viena en noviembre de 1944. Nunca se presentaron pruebas concretas de colaboración. Emigró a Estados Unidos en 1949, donde enseñó durante una década hasta su muerte en la Universidad de Florida en Tallahassee.

Es difícil tomar totalmente en serio a quien escribió una ópera cómica sobre su tía, Tante Simona, un éxito escénico en 1912. La música es más alborotada que efervescente, evocando la imagen de una tía solterona huidiza que haría cualquier cosa por un poco de atención. A juzgar por la obertura aquí grabada, la destreza de esta partitura es tremenda. Dohnanyi debía conocer los instrumentos de la orquesta como los pelos de la mano.

Su Rapsodia americana, escrita en 1953, no es menos competente. El compositor había solicitado la ciudadanía estadounidense y no iba a hacer nada que pudiera dar lugar a burlas u ofensas. Lo que intenta con una vieja canción popular es algo parecido a la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvorak. Pese a que el resultado es menos trascendental, no deja de poseer encanto, y está brillantemente interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Radio de Viena bajo la dirección de Robert Paternostro. Escuchen atentamente y captarán una frase del vals del Danubio Azul. Dohnanyi era centroeuropeo hasta sus cachas, criado a orillas del Danubio en la ciudad conocida sucesivamente como Pressburg, Poszonyi y Bratislava. ¿Qué puede ser más multicultural? Merece una reconsideración.