La Orquesta Sinfónica de Galicia: música con el corazón

La Orquesta Sinfónica de Galicia: música con el corazón

Frente a alguna sandez leída por ahí acerca de lo que estaban haciendo los músicos de nuestras orquestas durante el coronavirus la realidad es implacable. En los vídeos cuyos enlaces aparecen al final de este breve comentario se ve, por ejemplo, el resultado de lo que han estado haciendo los miembros de la Orquesta Sinfónica de Galicia, quienes han vuelto estos días para unos cuantos conciertos a puerta cerrada y en streaming en el Teatro Colón de A Coruña. No se toca así si no se practica esa excelencia todos los días. Y mayor mérito aún si se practica conviviendo con la realidad, mejor o peor, distinta en cada caso, de un confinamiento obligatorio. Pero a eso hay que añadir algo fundamental que ayuda a poner en su sitio la realidad de una orquesta, como la OSG, de primera fila: la calidad de sus músicos. No todos los que aquí aparecen son solistas en sus secciones pero todos atesoran una calidad indudable. Y no solo técnica sino expresiva. Una orquesta hecha con esos mimbres no es solo un logro técnico sino también artístico. Y, a la vista está, también humano. Porque es el corazón el que da la fuerza a tanta belleza.