Inmenso Verdi, inmenso Muti

Inmenso Verdi, inmenso Muti

Verdi, Messa da Requiem. Jessye Norman, Agnes Baltsa, José Carreras, Jewgenij Nesterenko. Coro y orquesta de la Radio de Baviera. Director Riccardo Muti. BR Klassic. 2 CD. 84:01.

En este año que ya termina Muti ha cumplido los ochenta. El sello BR (Bayerischen Rundfunks), bandera de la orquesta y coro bávaros, ha decidido hacerle un regalo. En realidad, el regalo nos lo ha hecho a nosotros, los aficionados, porque ha reimpreso con un impecable sonido el concierto que tuvo lugar en octubre de 1981 y que es verdaderamente memorable.

Desde su estreno, el Réquiem de Verdi fue polémico. Para unos no era católico, para otros no era música sacra sino una ópera. Entre los irritados estaba Wagner, que decía pestes de la obra según cuenta Cosima en sus escritos. Me he entretenido en comparar media docena de versiones y mi conclusión es, modestamente, que los italianos son los mejores. En concreto, el Toscanini de 1938 (no el más divulgado de 1951) y el Muti que aquí comentamos. Ambos son paganos y en cuanto a la fuerza operística de la composición, la acogen con entusiasmo. ¡Qué voces! ¡Qué orquesta tremenda! Ambos van a una velocidad elegante, pero cauta: 88’ Toscanini, 84’ Muti. Nada que ver con la severidad de Bernstein (90’) o el wagnerianismo de Keilberth (también en 1938). Sólo Solti se les acerca.

Lo cierto es que la obra es muy difícil de grabar. Verdi la escribió para un coro de 120 voces, orquesta de cien pupitres, cuatro solistas y un bombo gigante. Encima, Muti dobló las trompetas. La grabación es una proeza acústica. Los pianísimos a veces son tenues, es cierto, pero es que los fff rompen las pantallas. Solti, que quiso equilibrarlo más, logró que Leontine Price (¡en 1977!) sonara en el subsuelo.

Muti tenía cuarenta años cuando dirigió esta versión inmensa. Espero que haya celebrado sus ochenta con igual entusiasmo que nosotros.