¡Habrá ópera en Glyndebourne, al aire libre y para 200 asistentes!

¡Habrá ópera en Glyndebourne, al aire libre y para 200 asistentes!

Hace escasas semanas, el Festival de Glyndebourne anunciaba la cancelación de su edición veraniega debido a los impedimentos que la crisis sanitaria suponían para la celebración de un festival de semejantes características.

Pese a todo, la organización del festival —en aras a ofrecer algún tipo de espectáculo musical que pudiera cumplir con todas las normativas de seguridad—, programó una serie de recitales al aire libre que permitían que la música volviese a sonar en una de las citas musicales por antonomasia.

Aún así, desde 1934 (año en el que se creó el festival), la ópera había sido el eje angular de una programación ejemplar, que ha reunido durante más de ochenta años a melómanos y amantes del género en la ciudad condal.
Frente a la imposibilidad de realizar una producción escénica dentro del teatro, la organización del festival ha decidido programar una ópera al aire libre, en versión reducida, y con un aforo lo suficientemente disperso como para que se respeten las distancias de seguridad.

El título escogido para esta iniciativa ha sido la opereta bufa de Jacques Offenbach Mesdames de la Halle, que contará con 12 solistas, aunque sin la presencia del coro.

Ambientada en los mercados de verduras del París de mediados del XIX, esta producción modificada no contará con una orquesta sinfónica, como es habitual en el festival, sino con un ensemble de trece instrumentistas, además de un aforo total de 200 personas. Las entradas costarán 100 libras.

De esta forma, Glyndebourne asegura la presencia de algún espectáculo operístico en un mini-festival de recitales al aire libre, que, según informaba la dirección del certamen inglés, estará sujeto a las condiciones climatológicas.