GRANADA / Pishkar y la OCG: ética y estética, dificultad y belleza

GRANADA / Pishkar y la OCG: ética y estética, dificultad y belleza

Granada. Auditorio Manuel de Falla. 20–XI-2021. Karina Demurova, mezzosoprano. Joven Academia de la OCG. Orquesta Ciudad de Granada. Director: Hossein Pishkar. Obras de Mahler y Sibelius.

El cuarto concierto del ciclo sinfónico de la Orquesta Ciudad de Granada resultó especialmente interesante por varios motivos. Uno de ellos, por ser el primero de la temporada que incluye la participación de la Joven Academia de la OCG, una loable iniciativa de taller en la que un grupo de jóvenes escogidos se integra con la plantilla de la orquesta, que lo mentoriza, para tocar en un contexto real y hacer cantera y futuro. El otro, por el programa escogido, tan sugestivo como nada complaciente. En la citada situación, quizá habría sido cómodo programar —al menos para el final— una pieza reconocible y brillante, con una coda marcada que suscitara aplausos de forma casi pavloviana; y, no obstante, se escogió la extraña y difícil Sinfonía nº 4 en La menor op. 63 de Sibelius (interpretada por la OCG por primera vez), que se completó con los Lieder eines fahrenden gesellen de Gustav Mahler. Me parece toda una actitud, tanto ética como estética de la organización y del director, Hossein Pishkar, comprometido especialmente con las obras escogidas, como atestigua una breve nota que ha querido incluir en el programa de mano donde insinúa que la música no siempre tiene que aportar comodidad, ligereza o esperanza (!). En este contexto, resulta loable que no se haya tratado con paternalismo a los jóvenes músicos y se les haya expuesto a obras que requieren, no solo de su virtuosismo, sino también de su sentido musical, intelectual o estético más profundo.

El resultado final se puede juzgar con la misma ausencia de paternalismo. Arropados los bisoños por la experiencia de los músicos titulares, la orquesta adquirió volumen sin perder empaste ni musicalidad. En Mahler disfrutamos del timbre y color característicos de este compositor y de la morbidez irónica de sus aires, con un Pishkar expresivo, atento a indicar todos los matices. La mezzosoprano Karina Demurova, con una presencia escénica imponente, bella en el sentido más amplio y abarcador del término, enunció con una voz poderosa y lírica, hermosamente sombría en los graves, espectacular y segura en los agudos —si bien a veces ligeramente sobrepasada por lo crecido de la orquesta en el registro medio—estas canciones que remiten al aficionado a la Primera sinfonía, más tristes cuanto más alegres parecen.

Y, por último, la sinfonía de Sibelius. Obra de una belleza extraña, mínima y fría: parece música de otro planeta hecha con instrumentos de este. La versión fue un trabajo de precisión por parte del director, que se apreciaba en sus movimientos, extremadamente claros, y en su dirección con el rostro y los ojos. Un sucederse los temas aislados, casi aforísticos, sin concesiones, cuya unidad, de tan sutil, parece secreta. Ahí se percibió la responsabilidad de los titulares de las distintas familias, con momentos muy comprometidos (concertino, viola, violoncello, flauta, clarinete…), que punteaban la complejidad del discurso musical, y donde el conjunto alcanzó momentos de gran intensidad y belleza, con una cuerda poderosa y estremecida: así en el paroxismo de cuerdas en agudo del desarrollo en el primer movimiento, el clímax lírico del tiempo lento, o la extraña digresión melódica de violines y violas sobre un ritmo binario obstinado de violoncellos y bajos, muy marcado por Pishkar. El final, abrupto, sin coda reconocible ni concesiones conclusivas, quedó en suspenso por las manos en alto del director, que —como ya había hecho con el último lied mahleriano— integró el silencio final en la obra, lo hizo significativo, demoró el aplauso hasta límites casi insoportables y aumentó si cabe la incomodidad del público que, no obstante, respondió con una cálida y muy merecida ovación al esfuerzo realizado. Cuando se evitan los atajos, se ve que hay cantera y hay futuro.