Frescobaldi redivivo

Frescobaldi redivivo

FRESCOBALDI: Toccate e partite Libro primo. Capricci. Secondo libro di Toccate. Fiori musicali. Ensemble Arte Musica. Francesco Cera, clave y órgano. ARCANA 463 (7 CD)

Hay quien dice, no sin razón, que Girolamo Frescobaldi (1583-1643) viene a representar a la música instrumental, dentro de esa línea divisoria —en lo cronológico y en lo estilístico— entre el Renacimiento del Barroco, lo que Monteverdi representa a la música vocal. Para desgracia suya, Frescobaldi no ha alcanzado —y me temo que nunca la alcanzará— la estimación de que siempre ha gozado Monteverdi. Todo lo que ayude a remediar esa injusticia debe ser bienvenido, máxime si se trata de un propósito tan encomiable como el que aquí ofrece el clavecinista, organista y director boloñés —alumno de Gustav Leonhardt— Francesco Cera: ni más ni menos que las tocatas, los caprichos y las flores musicales del compositor ferrarano. Ni más ni menos que 7 CD, presentados en un suntuoso cofre (el cofre del tesoro, sí).

Cera es un auténtico especialista en la música para teclado del Barroco italiano, aunque también ha demostrado su maestría en Bach y en el Barroco francés. Y lo es tanto con el clave como con el órgano. Se constata, una vez más, en estas grabaciones que nos brinda ahora el sello Arcana. Dudo mucho que haya un proyecto que haga tanto honor a Frescobaldi, figura clave en la historia del teclado. Los resultados son admirables desde el punto artístico y desde el musicológico. Para que se hagan una idea: Cera utiliza en estas grabaciones un total de cinco claves y de cinco órganos, todos ellos cronológicamente correspondientes, por supuesto, a aquel periodo.

Pero, a pesar de tan extraordinario rigor histórico, Cera no renuncia a darle un toque personal a esta música frescolbadiana. Se lo puede permitir, por supuesto, porque es una autoridad máxima en ella y conoce hasta los más mínimos recovecos de la misma. Nada queda al albur, todo tiene su justificación y, obviamente, su explicación… Casi podríamos decir que es el propio Frescobaldi redivivo el que se sienta frente al clave o frente al órgano para dictar esta magistral lección. Tampoco resultaría descabellado asegurar que habrá un antes y un después respecto a la música instrumental de Frescobaldi con este trabajo de Cera.

Consignemos, asimismo, la presencia de varios colaboradores en la empresa (a la que Cera se ha dedicado durante casi tres años, desde noviembre de 2015 hasta septiembre de 2018): el tenor Riccardo Pisani (en el Capriccio XI con obligo di cantare la quinta parte) y el Ensemble Arte Musica, en el que han oficiado de directores el bajo Walter Testolin (otra autoridad indiscutible en la música italiana de este periodo) y el tenor Andrés Montilla-Acurero.