Estrenado en Quito un oratorio inconcluso de Joaquín Rodrigo

Estrenado en Quito un oratorio inconcluso de Joaquín Rodrigo

El pasado día 5 de julio, vísperas del XX aniversario del fallecimiento del compositor, tuvo lugar en Guayaquil el estreno mundial de La Azucena de Quito, oratorio inacabado de Joaquín Rodrigo. La interpretación de esta obra estuvo a cargo de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil.

El oratorio está basado en la vida de la santa Mariana de Jesús, con libreto de José María Valverde. Mariana de Jesús de Paredes y Flores nació en Quito en 1618 y fue canonizada por el papa Pío XII en 1950. El manuscrito se halla actualmente en la exposición que a Rodrigo le dedica la Biblioteca Nacional de España y pertenece a la fundación Victoria y Joaquín Rodrigo.

En palabras de Dante Santiago Anzolini, a quien le cupo el honor de dirigir este estreno, La Azucena de Quito tiene “momentos sublimes, una instrumentación preciosa y una calidad asombrosa; uno se sigue lamentando que no haya sido finalizado: habría sido una obra extraordinaria”.

El aria Despedida de Azucena, editada y estrenada en Madrid por Isabel Penagos el 24 de noviembre de 1962, puso punto final a la interpretación de este oratorio inconcluso.