“Esta es una especie de fiesta del coronavirus”

“Esta es una especie de fiesta del coronavirus”

La Covid-19 se muestra implacable con la compañía del Teatro Mariinski. Si hace unos días se informaba de que varios bailarines estaban contagiados por el virus y de que habían tenido que suspenderse los ensayos del ballet Giselle, cuyo estreno estaba programado para la próxima semana, ahora se anuncia que al menos dos miembros de la orquesta se han visto atacados también por el coronavirus. La Orquesta del Mariinski se encuentra en estos momentos en plena gira por Rusia, a las órdenes de Valery Gergiev, y está previsto que en breve participe en el Festival de Pascua de Moscú.

Se cree, no obstante, que el número de contagiados es notablemente superior al reconocido (tal vez, 23) y que algunos de los enfermos han tenido que ser hospitalizados En concreto, hay dos en estado grave: un músico de 70 años y un bailarín de 20 años, que se halla en estado grave y está conectado a un ventilador. Se comenta que en realidad hay más de cincuenta casos positivos entre las plantillas del ballet, de la orquesta y del personal administrativo, y se afirma que muchos de ellos no lo han comunicado por temor a perder su puesto de trabajo o de irritar a Gergiev.

Un empleado del Mariinski, que prefiere permanecer en el anonimato, afirma que los empleados (maquilladores o peluqueros, por ejemplo) que están en contacto con actores corren un alto riesgo de contraer el coronavirus, ya que no pueden mantener la distancia interpersonal y su trabajo, además, no les permite utilizar guantes.

“La dirección del Teatro dice que todo es completamente seguro, pero no es cierto. Los maquilladores usan máscaras, pero los actores no pueden usarlas. Sí, todo el mundo se hace pruebas de detección con regularidad, pero muchos hemos estado en contacto con artistas que luego han sido diagnosticados de Covid. Los maquilladores se sientan todos juntos en una habitación sin ventilación y no están en condiciones de establecer turnos de trabajo, porque tienen que estar disponibles en todo momento por si se les requiere. Todas estas medidas de seguridad son simplemente ridículas”, reveló el mencionado informante.

Este empleado considera que es urgente cerrar el teatro, ya que es imposible trabajar en tales condiciones: “Esta es una especie de fiesta del coronavirus. El Mariinski es el único teatro del mundo que está funcionando en estas anómalas circunstancias”.