El joven Fischer-Dieskau

El joven Fischer-Dieskau

Dietrich Fischer-Dieskau. Frühe Aufnahmen. Eine Anthologie. Lied. Oper. Geistliche Musik. Konzert / Profil Hänssler. PH 20074. 7 CD mono y estéreo.

Me ha sorprendido que esta excelente caja de siete discos de Fischer-Dieskau haya aparecido ahora, cuando faltan pocos meses para el décimo aniversario de su muerte. Quizás lo estaban preparando para la conmemoración, pero salió tan bien que no han podido esperar. Aunque cabe otra posibilidad aún mejor: como dice el título, ésta es una antología de “sus primeras grabaciones”. Quizás nos esperen sus grabaciones de madurez para el año próximo.

De momento aquí tenemos esta espléndida selección que abarca desde 1949 con su primer registro conocido, las “Cuatro canciones serias” de Brahms, hasta 1969, justo en la mitad de su carrera ya que se retiró en 1992. En estos primeros discos la voz de DF-D tiene una frescura maravillosa y su dicción es perfecta, exacta, cristalina. Sólo más tarde su estilo se iría afectando hasta alcanzar una cierta sobrecarga expresiva que le llevó a recibir algunos reproches. Pero incluso en sus más exagerados lieder era imbatible y siempre se le ha tenido por el mejor barítono del siglo XX.

Su repertorio es inmenso y sería inacabable comentar todo lo que recoge esta antología en canciones, música sacra, ópera o conciertos, baste con alguna información. El sonido es siempre bueno. En el repertorio con orquesta le dirigen batutas como Furtwängler, Böhm, Sawallisch, Keilbert, Barbirolli o Fricsay. En la mayoría de los lieder le acompaña el insuperable Gerald Moore. Hay también rarezas como la primera grabación conservada, un fragmento del “Don Carlos” de Verdi de 1948. Algunas piezas son primeras grabaciones mundiales, como la cantata “Apolo y Dafne” de Haendel. Y en las óperas le completan figuras como Lisa della Casa, Agnes Giebel, Hermann Prey o Wolfgang Windgassen. Un tesoro en el que se encuentran decenas de monedas de oro.