El director guipuzcoano Iñaki Encina Oyón debuta en la Ópera Nacional de París

El director guipuzcoano Iñaki Encina Oyón debuta en la Ópera Nacional de París

El próximo sábado, 2 de octubre, el director de orquesta vasco Iñaki Encina Oyón se pondrá al frente de la Orchestre et Choeurs de l’Opéra national de Paris, en el Palais Garnier, para dirigir Iphigénie en Tauride de Gluck (1714-1787). Se trata de una original producción con firma escénica de Krzysztof Warlikowski. La mezzosoprano irlandesa Tara Erraugh (Iphigénie), el barítono americano Jarrett Ott (Oreste) y el tenor francés Julien Behr (Pylade) encabezan el reparto de esta tragédie lyrique en cuatro actos, estrenada en París en 1779.

Encina Oyón, que en 2005 se incorporó al Atelier Lyrique de la Opéra national de París, es batuta habitual del circuito musical francés, donde ha dirigido numerosas óperas y oratorios como La finta giardiniera de Mozart, Madame Butterfly de Puccini, Bastián y Bastiana de Mozart, L’isola disabitata de Haydn, Idomeneo de Mozart, Hippolyte et Aricie de Rameau, Abu Hassan de Weber, Falstaff de Salieri, Athalia de Haendel, San Giovanni Battista de Stradella, Il trionfo del tempo e del disinganno de Haendel o Der Tag des Gerichts de Telemann. Su extenso repertorio incluye también títulos de compositores contemporáneos como Barber, Xavier Dayer, Philippe Fénelon o Kaija Saariaho, entre otros. Desde 2016, Encina Oyón es el director musical de la Académie Baroque Internationale del Festival du Périgord Noir, y ha trabajado como director asistente de Thomas Hengelbrock en el Festival de Aix-en-Provence.

El 15 de octubre saldrá al mercado el segundo proyecto discográfico de Encina Oyón en su faceta como pianista, junto a la soprano guatemalteca Adriana González. Se trata de Complete Songs, con la integral de las canciones de Isaac Albéniz, en el sello Audax Records.

El próximo mes de diciembre, el director guipuzcoano dirigirá por segunda vez en la Opéra national de Paris. En esta ocasión de trata de Alcina, uno de los grandes trabajos para la escena de Haendel.

(Foto: Marine Cessat-Bégler)