El coronavirus y los ‘cori spezzati’ de Monteverdi

El coronavirus y los ‘cori spezzati’ de Monteverdi

El estilo policoral veneciano fue una de las muchas aportaciones de la Serenissima Repubblica a la música. Surgido a finales del Renacimiento gracias a las particularidades arquitectónicas de la Basílica de San Marcos, se desarrolló hasta los primeros años del Barroco. Esta policoralidad, conocida como cori spezzati, involucraba tanto a voces como a instrumentos, separados espacialmente y tocando en forma alternada.

Advertidos de la asincronía entre los sonidos por la distancia entre los coros de la basílica, los compositores comenzaron a usar el fenómeno acústico como ventaja para generar efectos especiales. Surgió así el sonido estereofónico.. Dada la dificultad para coordinar que estos coros separados cantaran simultáneamente la misma música, compositores como Adrian Willaert, maestro de capilla en San Marcos en la década de 1540, resolvieron el problema escribiendo música antifonal, en la cual los coros opuestos cantaban en forma sucesiva.

La cumbre de los cori spezzati llegó con Giovanni Gabrieli y Gioseffo Zarlino (en las décadas de 1580 y 1590), pero aún se mantuvo hasta el gran Claudio Monteverdi, nombrado maestro de coro de la basílica veneciana en 1613. Aunque Monteverdi fue un visionario, seguro que nunca llegó a imaginar que su música polifónica sonaría cuatro siglos más tarde exactamente igual que en Venecia por culpa de una pandemia, la del coronavirus Covid-19: en este impresionante vídeo, ese genio de la música antigua que es Václav Luks dirige a su Collegium 1704 en el Beatus vir (SV 268), de la Selva morale e spirituale, en el Pražská křižovatka (Prague Crossroads), una antigua iglesia convertida desde hace unos años en un activo centro cultural de la capital de la República Checa.

Nota: Me indica alguien mucho más ducho que yo en cuestiones musicales que los cori spezzati de San Marcos tienen bastante de mito historiográfico. Aunque son infinidad las fuentes que hablan de esa separación espacial de cantantes e instrumentistas, algunos musicólogos como David Bryant o James Moore apuntan a que la separación afectaba únicamente a los instrumentistas, mientras que los cantantes que formaban los dos coros se situaban en una misma tribuna, conocida como pulpitum magnum cantorum. Dicho queda para evitar equívocos.