El ‘caso Domingo’ divide en dos el mundo de la música

El ‘caso Domingo’ divide en dos el mundo de la música

En las 48 horas siguientes desde que Associated Press publicó las acusaciones sexuales de ocho mujeres anónimas contra Plácido Domingo, el mundo de la música se ha dividido en dos mitades.

En los Estados Unidos, algunas importantes instituciones se han apresurado a disociarse de Domingo y han cancelado sus compromisos con el tenor, con la excepción de la Ópera de Los Ángeles, que ha anunciado una investigación independiente, y del Met, que al parecer se mantendrá atento a la investigación iniciada por la ópera californiana. En los demás lugares, Domingo ha sido considerado culpable y ninguna voz se ha alzado en su apoyo.

La American Guild of Musical Artists (AGMA), emitió ayer un comunicado en que decía: “En el día de ayer, AGMA ha tenido conocimiento de serias acusaciones de acoso sexual realizadas por múltiples mujeres contra Plácido Domingo. Consecuentemente, nos hemos puesto en contacto con nuestros empresarios para exigir que se investiguen estas acusaciones. Además, hemos contactado con miembros femeninos de la asociación en compañías de ópera que puedan haber sido afectadas, para ofrecer orientación y apoyo. Seguiremos vigilando de cerca esta situación, haciendo de la seguridad de nuestros miembros nuestra primera prioridad”.

En Europa, por otro lado, no se ha producido ninguna condena de la supuesta conducta de Domingo. Por el contrario, la presidenta del Festival de Salzburgo, Helga Rabl-Stader, ha manifestado su solidaridad inmediata, elogiando el “trato exquisito hacia todos los empleados del festival” por parte de Domingo y confirmando su presencia en Luisa Miller de Verdi a finales de este mes.

Zurich, Hamburgo y otros teatros de ópera se han puesto del lado del cantante. La Scala y Covent Garden anuncian que se mantendrán atentos a los resultados de la investigación de Los Ángeles. El mundo de la música nunca había estado tan dividido en dos áreas geográficas.

Lo que resulta significativo, más allá de la división, es que ninguna de las principales personalidades del mundo de la música ha pronunciado hasta el momento una sola palabra, ya sea de condena o de solidaridad con el acosado Domingo. Aparte de dos sopranos españolas (Ainoha Arteta y Pilar Jurado), no se ha escuchada nada de nada.

Ni de Netrebko, ni de Gergiev, ni de Kaufmann, ni de Barenboim, ni de ninguno de sus -supuestos- mejores amigos.

Lo que resulta extraño. Y un tanto cobarde.

Y bastante típico.