BOGOTÁ / Excelente “Condenación de Fausto”, por Ricardo Visbal

BOGOTÁ / Excelente “Condenación de Fausto”, por Ricardo Visbal

Bogotá. Auditorio León de Greiff. 16-III-2019. Berlioz, La condenación de Fausto(versión concierto). Toby Spence, José Antonio López, Ana Mora. Coro Filarmónico Juvenil. Sociedad Coral Santa Cecilia. Coro Filarmónico Infantil. Orquesta Filarmónica de Bogotá. Director de orquesta: Matthias Bamert.

Ricardo Visbal Sierra

Fue una sorpresa encontrar en la programación de conciertos de la Filarmónica de Bogotá el anuncio del montaje en versión de concierto de la ópera La condenación de Fausto de Hector Berlioz. Esta obra del compositor francés que es de una estructura diferente porque el elemento dramático de una obra lírica no está del todo presente, es más bien escasa, pero a la vez la partitura es compleja por la exigencia a los tres solistas principales y, sobre todo, por el uso extensivo del coro como un personaje principal en la narración musical. Es una composición extraña porque está más cercana al oratorio que al mismo drama teatral por sus dimensiones heroicas y épicas en el desarrollo armónico.

El público presente en los tradicionales conciertos de los sábados en la tarde de la Filarmónica de Bogotá en el Auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional de Colombia, se asombraron de las grandes dimensiones orquestales como corales que requiere la obra. De este modo, fue un gran éxito de la orquesta porque logró llevar a cabo con mucha precisión la descripción de los estados de ánimos descritos en la partitura de Berlioz, ya fuesen celestiales o infernales. En este sentido, el trabajo del director suizo Matthias Bamert fue magnífico porque logró una conjunción instrumental de gran calidad en las cuatro partes de la obra porque a la vez fue potente y con volumen en la famosa Marcha húngara y sutil en el Ballet de los silfos, este último llevado a cabo con una gran delicadeza por parte de la sección de cuerdas.

El personaje principal, Fausto estuvo a cargo del tenor inglés Toby Spence, quien tuvo una gran interpretación del personaje con su voz que posee el lirismo necesario para la interpretación filosófica del mítico doctor, pero a la vez, logró llegar al gran dramatismo heroico-romántico en la famosa escena de la Invocación de la naturaleza. En los duetos con Mefistófeles se interesó en presentar un personaje reflexivo y lleno de dudas existenciales, pues hizo un contraste vívido frente al humor y cinismo del personaje luciferino.

La víctima inocente de la ópera, la dulce Margarita estuvo a cargo de la mezzosoprano venezolana Ana Mora, poseedora de una voz con volumen y de coloración dramática. Si bien el personaje es muy corto en la partitura, a la vez posee dos escenas difíciles que las solventó con gran sensibilidad, en especial, laCanción del rey de Thulé, con el extraordinario acompañamiento de viola. En la escena más dramática de la parte cuarta, en la romanza D’amour l’ardente flamme, logró conmover a la audiencia al mostrar la angustia del abandono de su amado Fausto.

Como suele suceder en las composiciones de tintes heroicos, el malvado es siempre un personaje atractivo, y en este caso, Mefistófeles sedujo al público bogotano. El encargado de encarnar al maléfico personaje fue el bajo español José Antonio López [en la foto] de gran presencia escénica y gran voz. En su interpretación logró combinar el sentido humorístico del personaje, en especial, lo sibilino para atraer al indeciso Fausto y. también logró encarnar la parte malévola e infernal de los ángeles caídos para llevar al infierno a las inocentes víctimas del amor romántico.

En este comentario no se puede dejar de citar el magnífico trabajo coral que se llevó a cabo en esta versión de concierto de La condenación de Fausto. Se puede decir que el coro es uno de los personajes principales de la obra y por eso, la conjunción de diversas agrupaciones que se reunieron para llevar a cabo el concierto se hizo una gran labor musical de la partitura, en donde se describieron con precisión el desenfado de los estudiantes bebedores, los aquelarres comandados por Mefistófeles y, la apoteosis final, en donde los ángeles cantan la salvación del alma de Margarita.

La versión de concierto de La condenación de Fausto del compositor Héctor Berlioz se hizo como parte de la conmemoración de los 150º años de la muerte del compositor francés. Este evento fue de una gran calidad artística y los bogotanos han estado de suerte porque pocas veces se representa esta obra que por sus grandes dimensiones no se podrá apreciar de nuevo en vivo en muchos años por la complejidad de esta partitura, sobre todo, el uso extensivo de grandes fuerzas orquestales y corales, sin olvidar de modo alguno, la dificultad de encontrar solistas que sean capaces de cantar los personajes principales.