Clausurado indefinidamente el Palau de la Música de Valencia por desprendimientos

Clausurado indefinidamente el Palau de la Música de Valencia por desprendimientos

El Palau de la Música de Valencia ha tenido que clausurar sus dos principales espacios, la Sala Iturbi y la Sala Rodrigo, hasta el mes de septiembre por los trabajos de reparación que se deberán acometer en su interior tras la caída de parte del techo de la segunda de las salas. Es el tercer desprendimiento que se produce en este auditorio en los últimos catorce meses. Como consecuencia de ello, los conciertos que estaban programados en el marco del XXIII del Festival de Jazz se han trasladado al Teatro Principal y al Teatro El Musical. Todavía no se sabe si las obras que se van a realizar concluirán antes de la próxima cita, el Palau Electrònic, fijada para el 14 de septiembre.

Este traslado de sede de los conciertos se ha producido después de que los bomberos inspeccionaran la  Sala Iturbi y determinaran como posible causa la existencia de algún tipo de acumulación de humedades por condensación. El informe señala que coincide una conducción de climatización justamente encima de la zona afectada. Para complementar la primera inspección visual hecha por los bomberos, el Palau de la Música también ha anunciado que contratará un informe en profundidad a una empresa externa sobre estas dos salas del auditorio.

Los dos principales de la oposición, el PP y Cs, han criticado la política de inversiones y la falta de mantenimiento en la instalación, de titularidad municipal. Según el portavoz de Cs, Fernando Giner, ha revelado que en 2019 el presupuesto del Ayuntamiento de Valencia para el mantenimiento del Palau de la Música asciende a 6.000 euros y el presupuesto para inversión es de… ¡un euro! Y ello, a pesar los dos anteriores desprendimientos, acaecidos en abril y en noviembre de 2018.