BOGOTÁ / Un encantador jardín armónico

BOGOTÁ / Un encantador jardín armónico

Bogotá. Biblioteca Luis Ángel Arango. 15-IX-2019. Der Musikalische Garten. Obras de C.P.E. Bach, Biber, Brescianello, Haendel y Telemann.

Desde hace más de cincuenta años, la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá es un lugar de encuentro obligado de los aficionados, ya sea para asistir a los conciertos de música de cámara de los miércoles en la noche o de los domingos a las once de la mañana. Este auditorio hace parte de la red cultural del Banco de la República, el ente emisor de Colombia, que siempre escoge a los grupos más selectos del periodo barroco, a los solistas más distinguidos del canto o del arte instrumental, cuartetos de cuerda, pequeñas orquestas, entre otros. Además, da la oportunidad a jóvenes intérpretes del país para que realicen recitales en este magnífico lugar.

En el concierto nº 42 de la temporada 2019, el grupo Der Musikalische Garten brindó una muestra del repertorio barroco con la presentación de diversas sonatas. Dentro de la obras seleccionadas para el programa se destacaron el Trío sonata en Re menor TWV 42:d6 y el Concierto en La mayor para dos violines y bajo continuo TWV Anh. 42:A1 de Georg Philipp Telemann. Lo interesante de las interpretaciones fue la scordatura, el cambio sonoro de las cuerdas, pues da mayor volumen a los instrumentos como también brinda una sonoridad más vibrante.

Dentro del repertorio elegido para la ocasión, uno de los más aplaudidos fue el Trío sonata en Do menor Wq. 161/1 Sanguineus y Melancholicus de C.P.E. Bach. Antes de interpretarlo, Germán Echeverri, miembro del grupo, explicó a la audiencia sobre el discurso musical de la disputa entre los dos temperamentos por medio del sonido de los violines. De este modo, describió que uno de los instrumentos tendría a la vez una melodía lírica, de tipo nostálgico que representa a la persona melancólica, mientras el otro, sería más rápido y rítmico, es decir la parte sanguínea, más pasional. Estuvo muy entretenida esta versión porque el primer violín —Echeverri— y su esposa Karoline, el segundo, realizaron una dramatización de las discusiones de las parejas, hasta con un efectivo taconeo de la dama generando hilaridad del público. Una nota de gracia y fino humor.

El grupo interpretó la Partita V en Sol menor de la Harmonia Artificioso Ariosa  C 62-68 de Heinrich Ignaz Franz von Biber, con una elegante secuencia de aires cortesanos como la giga o la passacaglia. El conjunto no solo se limitó a dar una versión estática, más frecuente en la estética alemana de interpretación, sino que logró también una cálida interpretación con un buen ritmo, permitiendo al público sentir la pulsión de la danza y la alegría de cada una de las piezas. Es de anotar que el grupo va a grabar estas partitas en el mes de noviembre.

El grupo Der Musikalische Garten está integrado por Germán Echeverri Chamorro y Karoline Echeverri Klemm en los violines. Annekatrin Beller interpreta el violonchelo y Daniela Niedhammer el clavecín. Estos músicos se conocieron mientras estudiaban en la Schola Cantorum Basiliensis y decidieron formar un grupo, donde destacaran las obras barrocas con cuerdas en scordatura, es decir, con una afinación diferente a la tradicional. El nombre del grupo surge a partir de la comparación de la música barroca con los jardines del periodo como los de Versalles, en donde la perfección y la conjunción arquitectónica son fundamentales en el arte del diseño del paisaje, frente al bosque desordenado y umbroso. El sonido de este conjunto combina la excelencia armónica con la búsqueda del sonido puro, pero a la vez, tiene una vivacidad mediterránea, permitiendo de este modo, una visión más alegre y amena de la interpretación.